Rediseño de identidad. Por qué es importante hacer un restyling.

El restyling o rediseño de identidad es la revisión de toda la gráfica que la envuelve. Como es lógico, la necesidad de acometer algo así con más o menos frecuencia depende en gran parte de como sea la original. Un diseño relativamente atemporal, bien ejecutado y memorable puede tener una vida útil de diez años, por poner la marca de corte en algún grado aceptable. Existen casos excepcionales en los que la identidad está tan asimilada por el sentir común que no solo puede durar varias décadas sino que puede hacerse eterna, hasta el punto de pasar al imaginario colectivo de nuestra sociedad cambiante.

rediseño identidad corporativa

Sin embargo, esto solo ocurre en muy contadas ocasiones. En el resto de casos, tarde o temprano las marcas se ven obligadas a evaluar el impacto actual de su identidad, lo que suele dar como resultado la acometida de un rediseño para adaptarse, no solo a las nuevas generaciones de su público objetivo, sino a aquellos cambios que, por unas razones u otras ha experimentado la sociedad en que viven.

Conexión con la conciencia común

En España, el ejemplo más llamativo ocurrió tras el fenómeno del 15-M. El tejido empresarial, o al menos el que más invirtió en asesorías de marketing, comenzó a ser consciente de la abrupta transformación que se había producido en la conciencia colectiva, y que tenía que ver con un ansia de cambio creativa y salvaje. De este modo, vimos como identidades y acciones de marketing comenzaron a adoptar una línea que entrara en sintonía con ese nuevo bandazo del sentir común. La imagen corporativa general de cualquier empresa, (y cuando digo imagen no solo me refiero a su identidad visual sino a su comportamiento de cara al cliente) comenzó asimilar que su target demandaba ser partícipe de las decisiones de la marca que consumía. Así, tanto empresas y proyectos antiguos como emergentes comenzaron a ser más abiertos y a mostrar una imagen más interactiva, cercana y atenta con su público final. En resumen, si bien el fenómeno del 15M no llegó a suponer un cambio absoluto en el paradigma social nacional, sí lo supuso en el modo en que los proveedores de productos o servicios comenzaron a relacionarse con sus clientes, dándoles la sensación de empoderamiento que ansiaban. Quisiera remarcar de nuevo el término “sensación”.

rediseño identidad corporativa

Conexión con la tendencia

Volviendo al rediseño de identidad, es necesario profundizar en el modo en el que el público la percibe. Una marca intemporal y memorable es lo más deseable, pero también, con el paso del tiempo es lo más complicado, dada la tendencia de la gente de asimilar las modas y aceptarlas como “la verdad del momento”. En la década de los 2000, la curva fue lo verdadero; la aversión al ángulo desenvocó en una amalgama de identidades ondulantes y flexibles que se deslizaban etéreamente sobre la retina de su público. Cuando el recurso estuvo agotado, el cada vez más exigente aburrimiento global comenzó a demandar el ángulo como “nueva verdad”, obligando a muchas marcas a, paulatinamente adaptarse a esa nueva realidad.

En definitiva, ir con los tiempos significa necesariamente cartografiar la conciencia colectiva de aquellos a quien va dirigida cualquier identidad gráfica, para así poder transformarla y que continúe siendo un símbolo con el que el público se sienta identificado. Estos cambios, por supuesto, no están exentos de polémica, pues dependiendo de la actividad que desempeñe la identidad que se ha rediseñado, el público se mostrará más o menos receptivo al resultado.

Conexión con las emociones

Casos tan emocionales como los que involucran al fútbol son buenos ejemplos. El nuevo rediseño de  identidad del Atlético de Madrid o de la Juventus de Turín, levantaron tanta fascinación como ampoyas. Esto es debido a que los hinchas de los equipos no perciben su equipo como una empresa, sino como una institución que les representa a nivel emocional y de la que demandan participar. Para su desgracia, esto no es así, ya que los equipos de fútbol son prácticamente indistinguibles a nivel de funcionamiento de cualquier empresa al uso, por lo que son los directivos los que toman las decisiones acerca del curso de su marca. A pesar de esto, es posible que terminen demostrando que tienen razón, pues, como bien dice Modesto García en Brandemia las nuevas generaciones acogerán el nuevo diseño como propio, y las viejas se acabarán acostumbrando. Como también señala, a veces el público confunde la identificación con su equipo con la identificación con su escudo. Esto es normal ya que éste es concebido como un solo ente con distintas manifestaciones, tal y como ocurre en la religión. Imaginemos lo que ocurriría si a algún Papa moderno se le ocurriera hacer un restyling de la cruz cristiana. Estoy seguro de que pocas cosas serían más catalizadoras de una Tercera Guerra Mundial.

rediseño identidad corporativa
rediseño identidad corporativa

En resumen, el rediseño de una identidad gráfica tiene que ser acometido con sumo cuidado, habiendo hecho una prospección previa del público al que va dirigida. Del miso modo, es necesario prácticamente en todos los casos, ya que el cliente final percibe sus marcas desde una perspectiva emocional, y sus percepciones y emociones nunca serán las mismas a lo largo de su vida, por lo que es necesario evolucionar con él.

Aparte de recomendaros visitar los restyling que hemos hecho en CVLTO en empresas como Allaround, Clínica Olmo o Insure, aquí os dejamos con algunos de los rediseños de identidad más acertados de los últimos meses:

Juventus

Orquesta Sinfónica de Quebec

Mozilla

¿Hablamos?

Llámanos